La química puede definirse como la ciencia que trata con los materiales del universo y los cambios que experimentan estos materiales. Los químicos se involucran en actividades tan diversas como el análisis de las partículas fundamentales de la materia, buscar moléculas en el espacio, la síntesis y formulación de nuevos materiales de todo tipo, el uso de bacterias para producir químicos como la insulina, e inventar nuevos métodos de diagnóstico para la detección temprana de enfermedades.

La química no es ajena a nuestra vida cotidiana, por el contrario, estamos íntimamente relacionados con ella desde el momento que realizamos actividades vitales como respirar o alimentarnos. A diario utilizamos productos elaborados por la industria química que nos proporcionan bienestar y que llegan a ser indispensables, como las pastas dentales, o los limpiadores y desinfectantes, entre muchos otros.

Con frecuencia a la química se le llama la ciencia central, y con buena razón. La mayoría de los fenómenos que ocurren en el mundo a nuestro alrededor involucra cambios químicos, donde una o más sustancias se convierten en sustancias distintas. Algunos ejemplos de cambios químicos son los siguientes:

  • Madera quemada en el aire forma agua, dióxido de carbono y otras sustancias.
  • Crecimiento de plantas que reúnen sustancias sencillas en sustancias más complejas.
  • El acero en la oxidación de un automóvil.
  • Huevos, harina, azúcar y polvo para hornear se mezclan en la preparación de un pastel.
  • La definición del término química se aprende y almacena en el cerebro.
  • Las emisiones de una planta de energía conducen a la formación de lluvia ácida.

Deja un comentario

Cerrar menú